Herramienta de Gestión de Proyectos

Una estructura de análisis de trabajo (EDT, por sus siglas en español, estructura de desglose de trabajo; o WBS, por sus siglas en inglés, work breakdown structure;) es una herramienta de gestión de proyectos que se utiliza para definir y gestionar los entregables de un proyecto. La EDT es una estructura jerárquica que desglosa actividades complejas en partes más manejables y permite que los usuarios vean cada entregable que debe completarse para alcanzar el objetivo general de un proyecto. 

Mientras la mayoría de las herramientas de gestión de proyectos se centran en acciones planificadas, la EDT se centra en resultados previstos. Una WBS cuidadosamente organizada puede ayudar a que el gerente del proyecto supervise más eficientemente la conclusión de tareas complicadas dentro de un proyecto. Una EDT con tareas mensurables y claramente definidas también puede permitir que la gerencia del proyecto asigne costos y fechas de entrega precisos a un proyecto, lo que simplificará la planificación y el seguimiento del proyecto. 

Es un desglose orientado a los resultados de un proyecto que divide los resultados del proyecto en subresultados y paquetes de trabajo que definen el trabajo, la duración y los costos de las tareas que deben llevarse a cabo.

Tiene una estructura jerárquica. Normalmente, es mejor tener tres niveles de descomposición en un EDT. En el caso de un proyecto más complejo, se puede añadir un cuarto y un quinto nivel.

Los beneficios de las estructuras de ruptura de trabajo son:

  • Visualiza el alcance del proyecto, facilitando la planificación
  • Facilita la asignación de responsabilidades con precisión al equipo del proyecto
  • Ayuda a identificar los hitos del proyecto y los puntos de control
  • Ayuda a estimar el tiempo y el costo del proyecto y a asignar recursos
  • Visualiza partes importantes de un proyecto y ayuda a identificar áreas de riesgo
  • Ayuda a establecer plazos claros para el proyecto y asegurar que ningún trabajo se duplique o se pase por alto

Por otro lado, las piezas clave que podrías incluir en la estructura de desglose del trabajo son:

1.- Diccionario de la EDT. El diccionario de la estructura de desglose del trabajo es un excelente punto de partida para comenzar a elaborar la estructura de un proyecto nuevo. A pesar de que no es un diccionario tradicional, el propósito principal de este diccionario es explicar cada tarea en mayor detalle (nombres de las tareas, descripciones, entregas, presupuesto, logos, etc)

2.- Descripción de la tarea. Entre las descripciones de las tareas se incluyen el nombre de la tarea y una breve descripción de los objetivos. El objetivo de la descripción de la tarea es que los miembros del equipo puedan reconocer fácilmente de qué tarea se trata en el menor tiempo posible. Así que no te enredes con agregar muchos detalles. 

3.- Responsable de la tarea. El encargado de la tarea es una pieza importante que hay que incluir, para atender, en esencia, a dos motivos fundamentales: la responsabilidad y las comunicaciones. Mientras más fácil sea encontrar las respuestas, más rápido se terminarán las tareas

4.- Presupuesto de la tarea. Si bien no siempre es necesario, los proyectos para los que se requieren grandes presupuestos también demandan un seguimiento más estrecho. Conviene asignar topes específicos de presupuesto para las tareas, a fin de que sea más sencillo dar seguimiento a cómo te encuentras con respecto al presupuesto asignado. 

5.- Fecha de finalización. No debería llamarnos la atención oír que dar seguimiento a la fecha de finalización esperada es un detalle muy importante. Dicho esto, es fundamental estar preparados para posibles modificaciones a la fecha de finalización. 

6.- Estado de la tarea. Junto con el seguimiento en el cronograma, documenta el estado de tareas. Será importante para hacer controles rápidos del progreso. Hay algunas formas diferentes de registrarlo, pero muchos equipos usan las opciones “activa”, “en progreso” y “finalizada”

Para delinear los EDT podemos utilizar cualquiera de estas estructuras de desglose de trabajo como puede ser:

Hoja de cálculo EDT: puede estructurar su WBS de manera eficiente en una hoja de cálculo, anotando las diferentes fases, tareas o entregas en las columnas y filas.

Diagrama de flujo EDT: puede estructurar su WBS en un flujo de trabajo esquemático. La mayoría de los ejemplos y plantillas de WBS que puede encontrar son diagramas de flujo.

Lista EDT: puede estructurar su WBS como una lista simple de tareas o entregables y subtareas. Este es el enfoque más directo para hacer una EDT.

Diagrama de Gantt de la estructura de desglose del trabajo. Puede estructurar su WBS como un diagrama de Gantt que representa tanto una hoja de cálculo como una línea de tiempo. Con una EDT estructurada en diagramas de Gantt, puede vincular dependencias de tareas y mostrar hitos del proyecto.

Tableros Kanban son similares a los cronogramas, pero difieren en la manera en que están organizados a nivel visual. En vez de estar organizados en líneas horizontales, están diseñados para que se vean como tableros (diferente a como se ven las tareas conectadas en los cronogramas)

Una estructura de desglose del trabajo es, en esencia, el plan condensado de un proyecto organizado visualmente de forma jerárquica. Es decir, contiene todo lo que tendría una buena carta del proyecto, que contiene el 100% del trabajo definido en los elementos de la estructura de desglose del trabajo como los objetivos, las entregas, los cronogramas y los participantes clave. 

«Divide y Vencerás».

Julio Cesar

Gestionar bien el tiempo

¿Quién no conoce la sensación de ser perseguido por el reloj? La ironía de la presión del tiempo: en las situaciones más estresantes, miramos el reloj cada vez con más frecuencia y nos causamos más estrés. Existen métodos comprobados de gestión del tiempo que pueden ayudarnos en la vida cotidiana. Sin embargo, la respuesta al tiempo eficiente y la autogestión radica en la combinación correcta de métodos que todos tienen que encontrar por sí mismos.

La gestión del tiempo significa encontrar formas de organizarse mejor. El objetivo no es  «optimizar» su día al minuto. Se trata de formas prácticas de aliviarse, reducir el estrés y encontrar claridad. La gestión del tiempo es una de las mejores habilidades sociales de las que todos pueden beneficiarse.

Infografía gestión del tiempo

En la práctica, la gestión inteligente del tiempo conduce principalmente a mejores prioridades. Quien establece prioridades, siempre opta por una cosa y contra otra. Muchas personas asumen demasiadas tareas. Te pierdes en la locura multitarea y no puedes dominar lo esencial. Al final del día, están exhaustos, pero aún sienten que no han hecho nada importante. Sin embargo, con algunos consejos, todos pueden aprender a invertir tiempo para ahorrar más tiempo y energía para el futuro. Por ello tenemos que tener en cuentas estas dos ideas:

  1. La gestión del tiempo comienza con nosotros mismos:  no podemos cambiar algunas cosas en el trabajo. Sin embargo, podemos cambiar nuestra actitud hacia las cosas. Esto significa, por ejemplo: no podemos eliminar la avalancha diaria de correos electrónicos al día, pero podemos organizarnos mejor y cambiar nuestra actitud para enfrentar las tareas «molestas» en la vida cotidiana. Si desea administrar mejor su tiempo, debe abrirse a preguntas: ¿Cómo paso mi tiempo al día? ¿Qué malos hábitos tengo? ¿Por qué pérdida de tiempo sigo cayendo?
  2. Una cuestión de salud: la gestión del tiempo no solo se utiliza para encontrar consejos rápidos y prácticos para el trabajo. Tratar con la gestión del tiempo nos ayuda a trabajar de manera más consciente y saludable. La gestión ineficiente del tiempo puede generar un estrés enorme, perturbar el equilibrio entre el trabajo y la vida y tener un impacto negativo en la vida privada. Aquellos que planean su día de manera más consciente tienen más tiempo para descansos, que el cerebro necesita para regenerarse. Organizarse mejor también es una cuestión de gestión de la salud para que el tiempo de espera perdido no se convierta en un agotamiento.

¿Qué pérdida de tiempo me molesta? ¿Qué tipo de gestión del tiempo soy? ¿Qué métodos de gestión del tiempo y autogestión me convienen? Quienes puedan responder estas preguntas encontrarán una nueva libertad en la vida cotidiana. La gestión del tiempo es una de las habilidades que nos devuelve un poco de tiempo de vida. Ademas, la gestión eficiente del tiempo es una habilidad de liderazgo invaluable. .

«No es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho»

Seneca

Agroecologia

Es una disciplina científica basada en la aplicación de los conceptos y principios de la ecología en el diseño, desarrollo y gestión de sistemas agrícolas sostenibles.

La finalidad de agroecología es obtener alimentos más saludables que los que produce la agricultura convencional, prestando atención a lo integral del ecosistema, incluyendo el componente social, y a la vez que se conservan los recursos naturales y la biodiversidad.

La agroecología no es lo mismo que la agricultura ecológica. La agroecología tiene un enfoque teórico que busca aumentar la sustentabilidad agraria desde las perspectivas ecológica, social y económica.

En tanto, la agricultura ecológica es la implementación o puesta en marcha de esta estrategia. La agroecología proporciona a las agriculturas llamadas ecológicas una base científica.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) entiende que la agroecología es al mismo tiempo una ciencia, un conjunto de prácticas y un movimiento social:

  • Como ciencia agroecológica estudia la interacción entre los distintos componentes del exosistema.
  • Como conjunto de prácticas, intenta obtener sistemas agrícolas sostenibles, con una producción estable y optimizada de alimentos.
  • Como corriente social, promueve la justicia social, refuerza la cultura y la identidad de los entornos rurales y fortalece sensiblemente su economía.

El deterioro y erosión de los suelos, su pérdida al ser arrastrado por las aguas y vientos, la deforestación, la pérdida de biodiversidad genética, la salinización, la contaminación por el uso indiscriminado de plaguicidas y fertilizantes, el consumo de combustibles fósiles y la liberación de gases invernadero son sólo algunas de las consecuencias negativas que ha tenido la agricultura convencional a lo largo de los años.

El funcionamiento de la agricultura ha estado basado en el empleo de agroquímicos, la manipulación genética y en el uso de grandes cantidades de energía, sobre todo de agua, siempre con la finalidad de aumentar la producción de cosechas, pero sin tomar en cuenta el impacto posterior que se genera a mediano y largo plazo sobre el medio ambiente.

En tiempos recientes, organizaciones internacionales junto a entes gubernamentales y ONG’s han resaltado la importancia apuntar a un desarrollo sustentable, tomando pautas para el cuidado de los recursos naturales, a través de incentivos a las industrias para la aplicación de medidas con sentido ecológico.

En el marco de estas medidas ha entrado la agroecología, un tipo de agricultura alternativa frente a las prácticas tradicionales, que aplica los principios del conocimiento ecológico al desarrollo y puesta en práctica de los sistemas agrícolas. Sus orígenes datan de la década de los 70 y busca alcanzar la sostenibilidad logrando un equilibrio entre el aprovechamiento de los cultivos y los beneficios para las comunidades que los producen y viven de éstos.

La agroecología busca minimizar el impacto negativo en el medio ambiente que tiene la agricultura convencional, trabajando por un uso óptimo y consciente de los recursos naturales, la preservación de los suelos con el uso de abonos y pesticidas naturales no tóxicos, con el fin de mejorar la calidad de los alimentos que consumimos y ser más respetuosos con el entorno ambiental.

Por otro lado, la agroecología se caracteriza por fusionar los valores científicos con los valores sociales. Analiza el sistema agrario desde un punto de vista integral incluyendo aspectos ecológicos, económicos y socioculturales dentro de cada localidad donde se desarrolla, para plantear soluciones a los problemas y fortalecer la capacidad productiva a través del intercambio de conocimientos empíricos entre los miembros de la comunidad y demás actores involucrados en el proceso agricultor y las últimas tecnologías en el área.

La agroecología es un modelo de desarrollo agrícola opuesto a la agricultura convencional, la cual cuenta con unos principios básicos, entre los cuales podemos señalar:

– Promueve a los investigadores hacia la profundización del conocimiento de los métodos que desarrollan los agricultores, además poner en relieve el potencial ilimitado de ensamblaje de la biodiversidad que permiten la creación de sinergias positivas que otorgan a los agroecosistemas una alta capacidad de resiliencia.

– El rendimiento sostenible de un agroecosistema viene dado por el equilibrio que existe entre los cultivos, suelos, nutrientes, luz solar, humedad, organismos coexistentes, los nutrientes y la biomasa muerta.

– La agroecología es productiva, sostenible y saludable, prevaleciendo las condiciones equilibradas y ricas en crecimiento.

– No rechaza las nuevas tecnologías desarrolladas que puedan ser adaptadas a los agroecosistemas y que no generen impactos irreversibles al ambiente.

 – Permite la restauración de los agroecosistemas en su totalidad mediante los períodos de barbechos y los mulch.

– Utiliza la biodiversidad como técnica principal para lograr la autorregulación y la sostenibilidad de los agroecosistemas a través de los biocontroladores, los policultivos y las asociaciones de cultivos.

Estamos hablando de una ciencia, pero también debe considerarse como una filosofía de vida. Según la FAO, son los agricultores familiares y los pequeños agricultores locales, por sus conocimientos y sabiduría, los que poseen los instrumentos necesarios para ponerla en práctica.

«La naturaleza es la mejor maestra de la verdad».

San Agustín

Pasos para hacer tu plan de negocios

Las buenas intenciones no son suficientes para lograr sacar adelante un proyecto. Si queremos que nuestra empresa llegue a buen puerto hay que planear cada paso con mucho cuidado. No sólo hay que determinar cuál es el producto o servicio, sino también cuál es el público objetivo, cómo llegar a él, averiguar dónde tenemos más oportunidades, cómo posicionar el negocio en el mercado y, por supuesto, cómo financiarlo.

Para iniciar la aventura empresarial es fundamental tener un buen plan de negocio. A menudo, los emprendedores no tienen por escrito un documento que recoja cuáles son sus objetivos, en qué consiste la empresa y qué resultados esperan alcanzar.

Los expertos recuerdan que no es un simple documento, sino que es un instrumento en el que se plasma un plan que recoge el proyecto en sí mismo para identificar las fortalezas y necesidades. El empresario debe tener en cuenta que es una herramienta de comunicación para transferir a potenciales socios e inversores lo interesante que puede ser participar en el negocio. Su valor no es tanto su capacidad predictiva como la de motivarnos y hacernos comprender la relación entre el contexto y los resultados.

Estos son los puntos que debe contener:

Descripción. Información básica de la empresa. Esta parte debe incluir la visión corporativa: quién eres, qué ofrecerás, qué necesidades de mercado intentarás satisfacer y por qué es viable tu idea comercial.

Nichos de mercado. Es una de las partes más importantes y debe partir del tamaño actual y las tendencias del mercado. Una vez que el nicho esté definido, hay que determinar el área geográfica, la dimensión de la empresa, la organización del negocio y el modo y dinámica del trabajo. Pero también hay que hacer un perfil lo más detallado posible de las empresas o consumidores que probablemente compren el producto o utilicen el servicio.

Posicionamiento del negocio. Es la identidad de la empresa en el mercado. Es decir, la forma en que deseas que el mercado y la competencia perciban tu proyecto. Este apartado debe dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿Qué hace que tu producto o servicio sea único?, ¿qué necesidades del cliente cubre?, ¿cómo deseas que la gente los perciba? y ¿cómo se posiciona la competencia?

Competencia. Nunca hay que menospreciar a los competidores, al contrario, hay que conocerles muy bien. Si se incluye este apartado, los posibles inversores comprenderán que se está preparado para hacer frente a algunos de los obstáculos de la vorágine empresarial.

Coste de producción y desarrollo. La parte de las finanzas es una pieza fundamental. Deberá incluir una estimación de los potenciales ingresos. Además es recomendable que se calcule la rentabilidad y el valor esperado de cada proyecto para poder escoger entre las alternativas que tengamos. Asimismo es importante incluir un apartado que incluya los principales riesgos y que defina un plan de contingencia para las situaciones más críticas.

Ventas y márketing Descripción de la estrategia y de las tácticas que se emplearán para captar clientes. Las ventas y la comercialización son los eslabones débiles de muchos planes de negocio, de modo que es importante dedicarles especial atención. Una sección sobre ventas y comercialización sólidamente preparada puede servir como hoja de ruta; a la vez que asegura a los posibles inversores que se tiene un plan viable y los recursos necesarios para promover y vender los productos y servicios.

Fortalezas gerenciales Un buen equipo gerencial es capaz de tomar una idea, aunque sea mediocre, y hacerla volar. Este apartado del plan de negocio se refiere a la dirección de la empresa. Es esencial mostrar que se cuenta con un buen equipo, que los profesionales que forman o formarán parte del grupo son los mejores en su campo, y que sus capacidades y habilidades permitirán alcanzar los objetivos fijados y resolver cualquier problema que suja.

Este es el primer paso… ¿Empezamos?

«Las oportunidades grandes nacen de haber sabido aprovechar las pequeñas».

Bill Gates

ARETÉ en nuestra sociedad

La educación desde tiempos antiguos ha sido la forma ineludible para transmitir los valores de una comunidad o sociedad determinada. Un sistema educativo orientado por el Estado para modelar al niño o al adolescente en función de las costumbres nacionales, para alcanzar un perfeccionamiento de las capacidades y vocaciones: al Areté.

Este término griego con el que se designaba la excelencia de alguien o de algo y que, especialmente desde los sofista y Platón, y luego también por Aristóteles, fue utilizado con el significado de virtud.

A partir de la excelencia, de la virtud, del areté se pueden construir una sociedad, donde un elemento fundamental será la idea de mérito constituye un concepto central en las reflexiones contemporáneas acerca de la justicia. En el ámbito anglosajón se asume explícitamente que todo debate sobre la justicia distributiva pasa por el equilibrio entre dos valores en tensión: la igualdad material (o la solidaridad) y el principio del mérito personal.

Valores Podemos: Ser los mejores no es suficiente, buscamos la excelencia |  by fernandoorta | Cultura Podemos | Medium

El mérito personal entendido como acción que hace a una persona merecedora de estatus y posiciones o acreedora de un determinado cargo o beneficio lleva implícita la idea de desigualdad legítima. Efectivamente, muchas de las desigualdades materiales (salariales, o en general, retributivas) que hoy se presentan como legítimas están asociadas a exigencias morales o estratégicas (premios, beneficios, procesos de selección y promoción laboral, acceso a cargos públicos, etc.) relativas a la valoración de méritos personales, entendiendo por estos la capacidad (o capacitación) la inteligencia, el esfuerzo, la aportación o desempeño individual en una empresa privada o en el acceso y promoción en la función pública.

Todo esto remite, como es sabido, a aquel conjunto de ideas que se opuso a los privilegios estamentales de tipo adscriptivo-natalicio que habitualmente situamos en la modernidad. Locke fue de los primeros en asociar el ingenio y esfuerzo individual en la base de la justificación de la desigualdad material. La formulación se encuentra en el Segundo ensayo sobre el gobierno civil: «Cada hombre es propietario de su propia persona […] el trabajo de su cuerpo y la labor de sus manos son también suyos». Más tarde, Adam Smith, asume el desarrollo de ese esfuerzo individual como clave de un proyecto de filosofía político-económica: «El esfuerzo natural de cada individuo por mejorar su propia condición […] es un principio tan poderoso por sí mismo capaz no solo de conducir la sociedad hacia la riqueza y la prosperidad, sino de superar cien obstáculos impertinentes con que la locura de las leyes humanas a menudo dificulta sus operaciones».

Virtud, ego, entrenamiento | Ego de Kaska

La búsqueda del propio interés fue celebrada como pasión benigna (más allá de su corroboración empírica) prácticamente en todas partes, así lo recoge el atractivo ensayo del sociólogo Albert O. Hirschman, Las pasiones y los intereses. Weber subrayó, como es sabido, que fue precisamente el espíritu del ascetismo protestante lo que engendró uno de los elementos constitutivos del moderno espíritu capitalista, y no sólo de éste, sino de la misma civilización moderna: la racionalización de la conducta sobre la base de la idea profesional. Los elementos del espíritu del capitalismo coincidieron con el contenido de la ascesis profesional puritana y con la desigual productividad del trabajador. En lo que toca al ámbito público, la idea quedó perfectamente reflejada en el artículo 6º de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789: «La ley es la expresión de la voluntad general. […] Todos los ciudadanos al ser iguales ante ella son igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según su capacidad y sin otra distinción que sus virtudes y sus talentos».

Entonces, ¿es posible hablar de areté en nuestra sociedad?

«Somos lo que hacemos día a día; de modo que la excelencia no es un acto, sino un habito»

Aristoteles

Silos Organizacionales

En un contexto empresarial, un silo se define como un departamento, un sistema u otro tipo de proceso que funciona de forma aislada respecto al resto de la empresa. Pero no tiene por que ser un aislamiento total. Puede darse el caso de que una forma clave esta desconectada del resto de la empresa.

Aun así, los silos de cualquier tipo pueden destruir empresas desde dentro como si las estuvieran descomponiendo. Por ello es importante que el talento, fluya dentro de las organizaciones, que los equipos sean capaces de compartir su conocimiento, de aprender unos de otros, evitando así el temido efecto silo en las empresas.

Se conoce como efecto silo aquella situación que se produce en determinadas empresas cuando los distintos departamentos o áreas que constituyen el negocio funcionan de forma aislada, sin que exista transferencia entre los mismos. Y no se trata de un hecho puntual ni marginal…

Los silos son característicos de una excesiva y mal equilibrada visión vertical de la organización. El “efecto silo” frecuentemente imposibilita que las cuestiones interdepartamentales se resuelvan a niveles medios o bajos. Los problemas se elevan a lo alto del silo para su resolución por los directores. Se genera la necesidad de un “extra” de control y los costes de coordinación aumentan.

El efecto silo aparece cuando los problemas y el día a día de las organizaciones no se resuelven a niveles medios o bajos, sino que se elevan a la cúpula para que sean los máximos responsables quienes encuentren una solución. El problema emerge cuando aparece la mentalidad de silo, que provoca que distintos subsistemas (verticales, horizontales, geográficos o demográficos) dentro de la organización, no quieran compartir información entre sí.

Si no se es consciente del problema, con el tiempo todas las organizaciones tienden a fragmentarse en silos. Es común encontrarse una fuerte mentalidad de silo en grandes organizaciones, que repercute en una comunicación interna lenta y burocrática, y en una marcada falta de empatía entre sus empleados.

La necesidad de romper los silos parece evidente. Una buena forma de hacerlo consiste en una combinación de dotar una visión común a toda la compañía, procurar colaboración y coordinación interdepartamental, y lograr que las personas de distintas áreas empaticen con las realidades que se viven en otros silos.

1. Visión común. Visualizar prioridades y objetivos estratégicos de toda la compañía es clave. Promover una mentalidad orientada al cliente a través de una comunicación constante e inclusiva, proporcionará un foco común donde fijar nuestros objetivos.

2. Coordinación departamental. Este punto es, con diferencia, el más difícil de abordar. Pero también el más transformador desde la óptica de la cultura organizacional. Obviamente, no hay recetas universales, ya que cada organización es distinta.

3. Cultivar la empatía. No hay nada como sentir en la propia piel los problemas de otro para entenderlos de verdad. Se dice que la empatía es la capacidad que tenemos de ponernos en los zapatos del otro.

Cuando miramos la causa de los silos, casi siempre es el resultado del liderazgo. Si un equipo ejecutivo no se centra en los objetivos generales de la empresa, es poco probable que pueda lidiar con los silos de información de manera eficaz. No obstante, una vez que el liderazgo se adhiera a la visión unificada de la empresa y se comprometa con el concepto de comportamiento colaborativo y trabajo en equipo multidisciplinario, los equipos seguirán el ejemplo. Los equipos multidisciplinarios no solo promueven diferencias positivas de opiniones y la colaboración en equipo entre tus empleados, sino que también ayuda a reducir los costes y las rupturas en contexto.

Es comprensible, la vida de un negocio es compleja y las relaciones profesionales presentan retos importantes. Aunque muchas organizaciones hablen de misión, visión, valores, trabajo en equipo, al llegar el momento de la verdad hay frenos que impiden la movilidad. La resistencia al cambio, las estructuras burocráticas, los cotos de poder, el efecto silo hacen que las empresas sean organizaciones rígidas.

En tiempos recientes, nos hemos dado cuenta de la necesidad de romper los silos y que la agilidad es una potencialidad inherente. Y por ello las empresas deben ser capaces de observar y analizar logran entender el meollo de los problemas, aprenden a resolver y adoptan políticas creativas que le sean útiles a los negocios. Dicho con otras palabras, la agilidad es hija de una mente creativa y un cerebro razonador. Tiene que contar con un enfoque y una perspectiva general y también con intuición y emoción.

Con una única fuente de información, se requiere menos tiempo para que los líderes y sus respectivos equipos trabajen. Por ello, cuantos menos silos de información, mayor es la oportunidad de hacer crecer estratégicamente las oportunidades futuras. 

» Solos podemos hacer poco, juntos podemos hacer mucho»

Hellen Keller

La gestión de procesos un nuevo desafío

En tiempos de complejidad económica, el éxito de una empresa depende esencialmente de si es capaz de responder de forma rápida y flexible a las cambiantes expectativas de los clientes individuales. Al mismo tiempo, el producto o servicio debe cumplir con los altos estándares de calidad del cliente, de lo contrario, recurrirá al producto de la competencia la próxima vez. Para ser y seguir siendo competitivos, los recursos también deben utilizarse de manera que maximicen las ganancias y, por tanto, de manera eficiente. Esto se aplica en particular a un recurso que es muy caro, el empleado.

La gestión por procesos se confirma como uno de los mejores sistemas de organización empresarial para conseguir magníficos índices de calidad, productividad y excelencia. Sus excelentes resultados han ido extendiendo la aplicación de este enfoque de gestión en empresas y organizaciones de todo tipo, independientemente de su tamaño o sector de actividad.

Ademas, proporciona una visión y unas herramientas con las que se puede mejorar y rediseñar el flujo de trabajo de un centro o servicio para hacerlo más eficiente y adaptado a las necesidades de las personas. Aporta una serie de ventajas a los centros como son la orientación al usuario, la estructuración de las actividades, la mejora de la eficacia y eficiencia de las actividades y uso de recursos, mejora del seguimiento y control de los resultados. Además, facilita la planificación, el establecimiento de objetivos y la consecución de los mismos. En un contexto empresarial y económico tan complejo, globalizado y competitivo como el actual, la gestión de procesos ha convertido en una necesidad de las empresas, no ya para tener éxito, sino incluso para subsistir. 

¿Quién hace qué, cuándo y qué necesita para ello?…… Esa es la pregunta clave que hace un administrador de procesos.

La tarea y competencia de los gestores de procesos profesionales es la capacidad de implementar una gestión eficaz del tiempo y los recursos humanos en la empresa. Al mismo tiempo, aumenta la calidad del producto al reducir – evitables – las fuentes del error mediante la estandarización y reduce los costos al evitar pasos de trabajo innecesarios. De manera, el gerente de procesos contribuye de manera significativa a aumentar la eficiencia, maximizar las ganancias y, por lo tanto, fortalecer de manera sostenible el éxito de la empresa. 

Pese a su incuestionable éxito y la experiencia positiva de las innumerables compañías y empresas que lo están adoptando, la implantación de una gestión por procesos puede resultar complicada fundamentalmente por dos motivos:

a.- Las reticencias de directivos y empleados acostumbrados a una visión más tradicional de la empresa, es decir, vertical y funcional en vez de horizontal o por procesos. A este fenómeno se le conoce como “efecto silo”.

b.- La complejidad organizativa de la gestión de procesos y sus distintos elementos, sobre todo cuando se utiliza como marco de mejora continua, siendo necesario el correcto uso de metodologías concretas y herramientas específicas.

¿Está tu empresa decida a implantar una gestión por procesos?… En ese caso, tendrá que seguir una serie de pasos:

1.- Conseguir el compromiso de la dirección.

2.- Formación de la junta directiva.

3.- Hacer un inventario de los procesos.

4.- Clasificar los procesos en función de si son estratégicos, claves o de apoyo.

5.- Buscar un matriz que relacione los procesos y elaborar un mapa de procesos.

6.- Definir las actividades que componen los procesos y los responsables de cada         proceso.

7.- Identificar los objetivos estratégicos.

8.- Definir y medir los KPls que se ajusten a las expectativas de la empresa.

9.- Antes de implantar definitivamente la gestión por procesos, conviene hacer una prueba piloto.

Las empresas que implantan la gestión por procesos se caracterizan por ser más flexibles. Además, existe una visión global más nítida de la organización, sus trabajadores se relacionan más entre ellos, se optimizan los recursos y se detectan posibles fallos de forma rápida.

Las organizaciones o entidades alcanzan una mayor eficiencia cuando el conjunto de sus actividades se gestiona como un sistema de procesos. La gestión por procesos es una herramienta con la que se analizan los diversos componentes que intervienen en la prestación de un servicio, con el fin de ordenar los diferentes flujos de trabajo, integrar el conocimiento actualizado y obtener unos resultados, teniendo en cuenta las expectativas de las personas receptoras del servicio y del personal que trabaja en un centro u organización.

«Sobrestimamos el evento y subestimamos el proceso, cada sueño realizado ocurrió gracias a la dedicación de un proceso».

John C. Maxwell

Batch Cooking

Es Cocinar en un sólo día todas las recetas de la semana. Una definición así de fácil para una palabra que se nos presenta tan compleja. El objetivo del batch cooking no es otro que facilitar ese habito saludable que es comer comida cocinada con alimentos naturales y huyendo de los ultraprocesados, sea más sencillo. Así, el batch cooking tiene dos claves: planificar la semana y cocinar un solo día

Este método tiene varios nombre así de internacionales como: Meal Prep o Bulk Cooking, pero lo podríamos llamar «cocina para la semana y dedica tu tiempo a otros quehaceres«.

Esta es una SÚPER opción para incorporar a tu vida porque la mejorará en muchos aspectos:

AHORRAS TIEMPO Y todos sabemos que el tiempo es nuestro bien más querido y ansiado, ya que en la época que nos ha tocado vivir escasea con las muchas obligaciones impuestas. Dedicar un par de horas a la semana para cocinar casi todo lo que vas a comer los días posteriores es un buen cálculo de tiempo si paras a pensar en las horas que pasas ahora en tu cocina.

COMERÁS SANO Y la salud no tiene precio! Son muchas las personas que por falta de tiempo comen productos pre-cocinados, empaquetados, cargados de aditivos y de componentes químicos.
Éste método te obliga a organizarte, a pensar en tus menús semanales y puedes dedicar un espacio de tiempo a reflexionar sobre tus necesidades físicas y cómo las puedes saciar con la comida. Así, podrás plantearte menús sanos y nutritivos, ¡a la vez que ricos y sabrosos y la falta de tiempo ya no podrá ser una excusa para una mala alimentación!

AHORRARÁS DINERO Es bien sabido que una buena organización se puede traducir a un ahorro económico. Mediante la realización del menú semanal, partiendo de los productos de los que dispones en web, vas a poder ver qué necesitas comprar.

NO DESPERDICIARÁS COMIDA ¿A quién no le ha pasado que va un día al mercado o supermercado compra con los ojos y no con la cabeza y no le da tiempo de comer todo lo que es fresco antes de que se estropee? No sé si sabes que España es uno de los países de la Unión Europea con más desperdicio de alimento, aproximadamente 1,3kg de alimentos se van semanalmente a la basura en cada casa y si multiplicamos nos da una cantidad horrible, 24 millones de kg semanales, una auténtica barbaridad (cifras sacadas de estadísticas de la FAO). ¡Creo que saber que puedes contribuir a mejorar esta causa es un aliciente más!

COMERÁS PLATOS DIVERSOS Y VARIADOS El hecho de dedicar espacios a pensar y planear te llevarán a querer probar nuevos platos, buscar información de productos y a comer variado y diverso de lunes a viernes. ¡Debemos escoger bien e intentar ser creativos porque comer es una necesidad, pero sobre todo un placer!

El batch cooking (o cocina por lotes, en español) ayuda a planificar mejor la semana y recurrir menos a la improvisación rápida lo que, por lo general, suele llevar a un mayor consumo de alimentos procesados o a elegir menús poco equilibrados. No obstante, muchos lo confunden con el meal prep, otro método que ganó popularidad en el último tiempo.

A priori podrían parecer similares e incluso más de uno podría confundir ambos conceptos y utilizarlos de manera indiferenciada. Sin embargo, cada uno tiene sus particularidades y no se refieren al mismo método de organización semanal.

Tanto el batch cooking como el meal prep implican cocinar, en unas horas, los alimentos que vas a consumir durante la semana para ahorrar tiempo de preparación de comidas. Pero su principal diferencia reside en cómo se compartimentan los productos.

Por un lado, en el meal prep se cocinan y se guardan los platos tal como se los va a consumir en la jornada proyectada. Es decir, es un plato elaborado guardado por ración. En tanto, el batch cooking se refiere a cocinar los alimentos para dejarlos listos para consumir, aunque de manera separada. Entonces se cocinan lotes grandes de, por ejemplo, cebolla caramelizada, verduras hervidas o carnes para, luego, juntar distintos alimentos y armar platos.

¿Te he convencido ya?

Pues empieza a planear qué vas a elegir para esta semana y prepárate los menús para la semana siguiente. Sobre todo, piensa en productos de que más te gusten, de temporada y de proximidad. Una vez empieces con este método verás lo productivo que es.

No empieces una dieta que terminara algún día, comienza un estilo de vida que dure para siempre.

Los nómadas del saber

¿Te han dicho alguna vez que entre tus habilidades destaca la de ser un hombre orquesta? Si eres una persona que sabe hacer de todo y te han regalado los oídos con esta alabanza, ya puedes empezar a acostumbrarte a un nuevo término. Se trata del concepto “knowmad”, un nómada del saber. La idea fue acuñada por John Morasec y hace referencia a una nueva forma de trabajo basada en la innovación, la creatividad y la adaptabilidad.

Antiguamente en la sociedad industrial los trabajadores vivían en un lugar fijo, en cambio, en la sociedad de la información que nos encontramos actualmente, los trabajadores están continuamente cambiando de espacio y de trabajo. Los últimos tienen la habilidad de adaptarse fácilmente a los cambios profesionales, un aspecto que hace que entren en contacto con gente muy diversa. Este diálogo enriquece el trabajador y lo dota de nuevas ideas que no tendría si fuera sedentario y no se relacionara.

Yo quiero ser Knowmad - Solo Consultores

La lista de habilidades que caracterizan el trabajador del futuro es infinita. Cualquier persona puede ser un knowmad, basta proponérselo.

  • Siempre aporta nuevas ideas creativas.
  • Busca información y la utiliza libremente, sin filtros.
  • Es un ser tecnológico, ya que utiliza las redes sociales para comunicarse.

En definitiva, es una persona que aprende y se adapta fácilmente. Y lo más importante es que no tiene miedo al fracaso, el principal motor para seguir innovando aunque algunos proyectos no hayan dado buen fruto. Por lo tanto, está en constante evolución y atento a las nuevas herramientas de captación de información. Se trata de un autodidacta digital, es decir, que por su cuenta adquiere conocimiento aunque valora muy positivamente el intercambio de opiniones con los que le rodean.

Todas estas características hacen del trabajador una persona muy atractiva para las empresas. El valor de un knowmad también reside en que es capaz de crear una marca personal única e intransferible. Adquiere una identidad que lo diferencia del resto y esta es una característica que en el sector laboral se valora muy positivamente. Quién no practique estas habilidades quedará fuera del mercado de trabajo. Las empresas que no lo incorporen serán menos competitivas respecto a las que tengan ese valor añadido.

Knowmad o nómada del conocimiento, que es el perfil que define y describe a  los profesionales nov… | Desarrollo organizacional, Aprendizaje, Productos  innovadores

Si algo tiene claro un nómada del conocimiento es que su misión es buscarse la vida, encontrar nuevos retos con los que enriquecer su sabiduría, adaptarse a las nuevas tendencias y nunca echar la culpa a los demás de sus fracasos. Recuerda que si tu organización cumple los requisitos que buscan serán ellos los que te encuentren a ti.

¿La mejor estrategia de atracción para este y otros talentos disruptivos? … Hacer de tu empresa un lugar atractivo para trabajar (Employer Branding) y estar al día de los perfiles profesionales más demandados.

Una de las habilidades de los knowmads reside precisamente en su capacidad para adaptarse en cualquier momento a cualquier espacio de trabajo con el objetivo de intercambiar información con otros profesionales, generando ideas, productos y servicios con una gran fluidez. Esta visión líquida del trabajo determinará sin duda cómo será nuestra forma de trabajar en los próximos años. El valor de los profesionales no se medirá por sus conocimientos, sino por su habilidad para conectar esos conocimientos con los conocimientos de otros profesionales y que estarán disponibles en otros contextos, otras disciplinas u otras ciudades.

» Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender».

Alvin Toffler

Salud Corporativa

La salud está en auge en la sociedad. Desde aplicaciones y relojes inteligentes que se suponen que nos mantendrán en forma, hasta la gestión de la salud corporativa en el sector empresarial, todo el mundo habla de salud, fitness, ergonomía y elimina el estrés. La salud corporativa debería tener muchas consecuencias positivas para el bienestar de los empleados y, por tanto, garantizar indirectamente el éxito de la empresa. Pero ¿Cómo se hace? ¿Es algo más que poner la cesta de frutas sobre la mesa?

Una buena salud puede definirse como el bienestar físico, mental y emocional. La creatividad, la motivación y las ganas de mejorar en el puesto de trabajo requieren de un estado de buena salud. Según la OMS, las principales causas de baja laboral son el estrés y los trastornos musculares.

Se afirma que un trabajador infeliz es hasta un 30% más caro para la empresa. Por estos motivos, cada vez más organizaciones están siendo conscientes de implementar medidas de salud corporativa, dando por tanto importancia a su capital más importante: las personas.

Cuando el trabajador está sano, es más eficiente, está atento y pleno de energía, los riesgos de accidentes disminuyen y las situaciones de estrés son gestionadas más positivamente. Según un informe de la OMS, una alimentación adecuada y la práctica de actividad física en trabajadores pueden incrementar los niveles de productividad en un 20%.

Por regla general, el fomento de la salud en el trabajo aborda distintos temas y, en la práctica, se asocia estrechamente a la evaluación de riesgos. Algunos de los aspectos del fomento de la salud en el trabajo son: 

a.-Participación de los empleados en el proceso de mejora de la organización del trabajo; 

b.-Participación y consulta de los empleados en la mejora del entorno laboral; 

c.-Todas las medidas tienen por objetivo aumentar el bienestar en el trabajo, por ejemplo, introduciendo un sistema de horario flexible o de teletrabajo; 

d.-Poner sobre la mesa el tema de los hábitos alimenticios saludables en el trabajo facilitando para ello información sobre una nutrición sana, ofreciendo una dieta sana en los comedores o poniendo a disposición de los trabajadores instalaciones para que ellos mismos puedan preparar su comida. 

e.-Sensibilización sobre el tabaco, incluida la oferta de participar gratuitamente en programas para dejar de fumar y la prohibición generalizada de fumar en todas las instalaciones e inmuebles de la empresa;

f.-Fomento de la salud mental, ofreciendo a los directivos cursos para que aprendan cómo manejar el estrés y la tensión en su equipo y a los empleados servicios de acompañamiento psicológico de forma totalmente anónima; 

g.-Ejercicio y actividad física, ofreciendo cursos de deporte, fomentado la práctica de actividad física y una mentalidad laboral activa y sana; 

h.-Control de la salud, ofreciendo revisiones médicas en las que se controle la tensión o el colesterol. 

Las empresas “hábiles” se convierten en saludables para enfrentarse a los costes derivados del problema de las enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento de la población y a los hábitos de vida no saludables, y a sus propias deficiencias organizativas, convirtiéndolos en una oportunidad de mejorar su eficiencia y, por tanto, su competitividad.

Y, además, reportan beneficios tanto a los trabajadores, como al empresario y, en definitiva, a toda la sociedad, que se traducen, entre otros en:

  • Reducción de la accidentabilidad y las enfermedades, especialmente las crónicas.
  • Aumento de la productividad empresarial y, correlativamente, disminución del absentismo y del presentismo. Por cada euro invertido en programas de PST se genera un ROI de entre 2,5 a 4,8 euros en absentismo y 2,3 a 5,9 euros en costes de enfermedad (Datos informe Trabajadores sanos en Empresas Saludables de la ENWHP).
  • Mejora del clima laboral, la motivación y la participación.
  • Promueve la identificación con los valores de la empresa y, con ello, la retención de talento y la disminución de la rotación.
  • Mejora la reputación para los trabajadores, para las empresas y para la comunidad donde éstas se ubican.
  • Disminuye los costes sociales sanitarios (hasta un 26%), de seguridad social y de seguros, y contribuye a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. (Datos informe Trabajadores sanos en Empresas Saludables de la ENWHP).

Los empleados de cualquier empresa son el activo más importante de la empresa y todo lo que hagan repercute en la satisfacción del cliente. Es necesario que el departamento de recursos humanos y los directivos sean conscientes de ello y pongan a disposición de sus empleados una serie de comodidades y desarrollen programas de salud corporativa para promover hábitos saludables dentro de sus plantillas.

«La mejor y más eficiente farmacia está dentro de tu propio sistema»

Robert C. Peale