Batch Cooking

Es Cocinar en un sólo día todas las recetas de la semana. Una definición así de fácil para una palabra que se nos presenta tan compleja. El objetivo del batch cooking no es otro que facilitar ese habito saludable que es comer comida cocinada con alimentos naturales y huyendo de los ultraprocesados, sea más sencillo. Así, el batch cooking tiene dos claves: planificar la semana y cocinar un solo día

Este método tiene varios nombre así de internacionales como: Meal Prep o Bulk Cooking, pero lo podríamos llamar «cocina para la semana y dedica tu tiempo a otros quehaceres«.

Esta es una SÚPER opción para incorporar a tu vida porque la mejorará en muchos aspectos:

AHORRAS TIEMPO Y todos sabemos que el tiempo es nuestro bien más querido y ansiado, ya que en la época que nos ha tocado vivir escasea con las muchas obligaciones impuestas. Dedicar un par de horas a la semana para cocinar casi todo lo que vas a comer los días posteriores es un buen cálculo de tiempo si paras a pensar en las horas que pasas ahora en tu cocina.

COMERÁS SANO Y la salud no tiene precio! Son muchas las personas que por falta de tiempo comen productos pre-cocinados, empaquetados, cargados de aditivos y de componentes químicos.
Éste método te obliga a organizarte, a pensar en tus menús semanales y puedes dedicar un espacio de tiempo a reflexionar sobre tus necesidades físicas y cómo las puedes saciar con la comida. Así, podrás plantearte menús sanos y nutritivos, ¡a la vez que ricos y sabrosos y la falta de tiempo ya no podrá ser una excusa para una mala alimentación!

AHORRARÁS DINERO Es bien sabido que una buena organización se puede traducir a un ahorro económico. Mediante la realización del menú semanal, partiendo de los productos de los que dispones en web, vas a poder ver qué necesitas comprar.

NO DESPERDICIARÁS COMIDA ¿A quién no le ha pasado que va un día al mercado o supermercado compra con los ojos y no con la cabeza y no le da tiempo de comer todo lo que es fresco antes de que se estropee? No sé si sabes que España es uno de los países de la Unión Europea con más desperdicio de alimento, aproximadamente 1,3kg de alimentos se van semanalmente a la basura en cada casa y si multiplicamos nos da una cantidad horrible, 24 millones de kg semanales, una auténtica barbaridad (cifras sacadas de estadísticas de la FAO). ¡Creo que saber que puedes contribuir a mejorar esta causa es un aliciente más!

COMERÁS PLATOS DIVERSOS Y VARIADOS El hecho de dedicar espacios a pensar y planear te llevarán a querer probar nuevos platos, buscar información de productos y a comer variado y diverso de lunes a viernes. ¡Debemos escoger bien e intentar ser creativos porque comer es una necesidad, pero sobre todo un placer!

El batch cooking (o cocina por lotes, en español) ayuda a planificar mejor la semana y recurrir menos a la improvisación rápida lo que, por lo general, suele llevar a un mayor consumo de alimentos procesados o a elegir menús poco equilibrados. No obstante, muchos lo confunden con el meal prep, otro método que ganó popularidad en el último tiempo.

A priori podrían parecer similares e incluso más de uno podría confundir ambos conceptos y utilizarlos de manera indiferenciada. Sin embargo, cada uno tiene sus particularidades y no se refieren al mismo método de organización semanal.

Tanto el batch cooking como el meal prep implican cocinar, en unas horas, los alimentos que vas a consumir durante la semana para ahorrar tiempo de preparación de comidas. Pero su principal diferencia reside en cómo se compartimentan los productos.

Por un lado, en el meal prep se cocinan y se guardan los platos tal como se los va a consumir en la jornada proyectada. Es decir, es un plato elaborado guardado por ración. En tanto, el batch cooking se refiere a cocinar los alimentos para dejarlos listos para consumir, aunque de manera separada. Entonces se cocinan lotes grandes de, por ejemplo, cebolla caramelizada, verduras hervidas o carnes para, luego, juntar distintos alimentos y armar platos.

¿Te he convencido ya?

Pues empieza a planear qué vas a elegir para esta semana y prepárate los menús para la semana siguiente. Sobre todo, piensa en productos de que más te gusten, de temporada y de proximidad. Una vez empieces con este método verás lo productivo que es.

No empieces una dieta que terminara algún día, comienza un estilo de vida que dure para siempre.

Salud Corporativa

La salud está en auge en la sociedad. Desde aplicaciones y relojes inteligentes que se suponen que nos mantendrán en forma, hasta la gestión de la salud corporativa en el sector empresarial, todo el mundo habla de salud, fitness, ergonomía y elimina el estrés. La salud corporativa debería tener muchas consecuencias positivas para el bienestar de los empleados y, por tanto, garantizar indirectamente el éxito de la empresa. Pero ¿Cómo se hace? ¿Es algo más que poner la cesta de frutas sobre la mesa?

Una buena salud puede definirse como el bienestar físico, mental y emocional. La creatividad, la motivación y las ganas de mejorar en el puesto de trabajo requieren de un estado de buena salud. Según la OMS, las principales causas de baja laboral son el estrés y los trastornos musculares.

Se afirma que un trabajador infeliz es hasta un 30% más caro para la empresa. Por estos motivos, cada vez más organizaciones están siendo conscientes de implementar medidas de salud corporativa, dando por tanto importancia a su capital más importante: las personas.

Cuando el trabajador está sano, es más eficiente, está atento y pleno de energía, los riesgos de accidentes disminuyen y las situaciones de estrés son gestionadas más positivamente. Según un informe de la OMS, una alimentación adecuada y la práctica de actividad física en trabajadores pueden incrementar los niveles de productividad en un 20%.

Por regla general, el fomento de la salud en el trabajo aborda distintos temas y, en la práctica, se asocia estrechamente a la evaluación de riesgos. Algunos de los aspectos del fomento de la salud en el trabajo son: 

a.-Participación de los empleados en el proceso de mejora de la organización del trabajo; 

b.-Participación y consulta de los empleados en la mejora del entorno laboral; 

c.-Todas las medidas tienen por objetivo aumentar el bienestar en el trabajo, por ejemplo, introduciendo un sistema de horario flexible o de teletrabajo; 

d.-Poner sobre la mesa el tema de los hábitos alimenticios saludables en el trabajo facilitando para ello información sobre una nutrición sana, ofreciendo una dieta sana en los comedores o poniendo a disposición de los trabajadores instalaciones para que ellos mismos puedan preparar su comida. 

e.-Sensibilización sobre el tabaco, incluida la oferta de participar gratuitamente en programas para dejar de fumar y la prohibición generalizada de fumar en todas las instalaciones e inmuebles de la empresa;

f.-Fomento de la salud mental, ofreciendo a los directivos cursos para que aprendan cómo manejar el estrés y la tensión en su equipo y a los empleados servicios de acompañamiento psicológico de forma totalmente anónima; 

g.-Ejercicio y actividad física, ofreciendo cursos de deporte, fomentado la práctica de actividad física y una mentalidad laboral activa y sana; 

h.-Control de la salud, ofreciendo revisiones médicas en las que se controle la tensión o el colesterol. 

Las empresas “hábiles” se convierten en saludables para enfrentarse a los costes derivados del problema de las enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento de la población y a los hábitos de vida no saludables, y a sus propias deficiencias organizativas, convirtiéndolos en una oportunidad de mejorar su eficiencia y, por tanto, su competitividad.

Y, además, reportan beneficios tanto a los trabajadores, como al empresario y, en definitiva, a toda la sociedad, que se traducen, entre otros en:

  • Reducción de la accidentabilidad y las enfermedades, especialmente las crónicas.
  • Aumento de la productividad empresarial y, correlativamente, disminución del absentismo y del presentismo. Por cada euro invertido en programas de PST se genera un ROI de entre 2,5 a 4,8 euros en absentismo y 2,3 a 5,9 euros en costes de enfermedad (Datos informe Trabajadores sanos en Empresas Saludables de la ENWHP).
  • Mejora del clima laboral, la motivación y la participación.
  • Promueve la identificación con los valores de la empresa y, con ello, la retención de talento y la disminución de la rotación.
  • Mejora la reputación para los trabajadores, para las empresas y para la comunidad donde éstas se ubican.
  • Disminuye los costes sociales sanitarios (hasta un 26%), de seguridad social y de seguros, y contribuye a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. (Datos informe Trabajadores sanos en Empresas Saludables de la ENWHP).

Los empleados de cualquier empresa son el activo más importante de la empresa y todo lo que hagan repercute en la satisfacción del cliente. Es necesario que el departamento de recursos humanos y los directivos sean conscientes de ello y pongan a disposición de sus empleados una serie de comodidades y desarrollen programas de salud corporativa para promover hábitos saludables dentro de sus plantillas.

«La mejor y más eficiente farmacia está dentro de tu propio sistema»

Robert C. Peale

Sexto sentido o Intuición

Puede que la llames ‘corazonada’ o bien que pienses en ella como un ‘sexto sentido’. Pero, la llamemos como la llamemos, nadie ignora el valor de la intuición, esa alerta interna que nos ayuda a evitar algunos peligros o a dar con soluciones difíciles de encontrar.

 La intuición es, según la Real Academia Española, «la facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento». Intuición empieza por «in», que quiere decir «hacia dentro». Es decir, que para intuir hay que hacer algo muy sencillo: escuchar hacia dentro, o sea, escucharse. Por ello, quienes desean desarrollar su capacidad intuitiva hacen ejercicios de introspección y de auto escucha: meditación u otras prácticas de aislamiento silencioso. Dice la sabiduría popular hindú que el silencio es la elocuencia del corazón. Para intuir hay que callar y dejar el cuerpo en ese estado de quietud que permite descifrar sensaciones efímeras e inefables.

El intelecto de las personas tiene, por definición, un único recurso para intentar comprender la realidad externa: la razón. Por ello repite, una y otra vez, los mismos mecanismos. La razón fija creencias, saca conclusiones, compara y sopesa para, en el mejor de los casos, discutir la realidad, reemplazando lo percibido por una versión mejorada, por una interpretación.

El concepto de intuición suscita como un don mágico, algo al alcance de algún privilegiado. No es así, la intuición está relacionada con la experiencia práctica o conocimiento tácito y se contrapone al conocimiento explicito que se refiere a datos objetivos. La percepción es el primer conocimiento de una cosa por medio de las impresiones que comunican los sentidos. Es la sensación de una idea que puede estar relacionada con la intuición, pero no necesariamente lo está, es muy probable que solo sea una creencia. Esta creencia puede buscarla el cerebro para sustituir la falta de un conocimiento. Ortega y Gasset decía: las ideas se tienen y en las creencias se está. Algo así como: las ideas salen del conocimiento y la intuición, algo tangible, y en las creencias se está porque el cerebro rellena un vacío para complementar esa carencia.

Todos hemos experimentado alguna ráfaga de comprensión instantánea o intuitiva, pero también hemos desestimado otras, ya que le concedemos mucha más credibilidad a la lógica. Por eso, la intuición habla con una vocecita muy apagada en nuestro interior.

Los expertos afirman que todos somos capaces de ser intuitivos, basta con desarrollar esa capacidad, o bien, activarla, para lo cual recomiendan algunas actividades para despertar nuestra percepción a hechos que solemos restarle importancia por la vía de la razón, siguiendo los siguientes pasos:

Conocerse mejor. En estado de relajación, tratar de ser consciente de las impresiones que se reciben a través de los sentidos, es decir, lo que se huele, se toca, se prueba con el gusto, se ve y se oye.

Modificar la rutina. Hacer las cosas en otro orden, a un ritmo distinto, poniendo especial atención en cómo se siente al experimentar los cambios; es un hecho que volveremos la cabeza a circunstancias que la misma rutina han dejado que pasen desapercibidas y que pueden tener mucho qué decir sobre nuestro ser.

Jugar a adivinar. Anticípese a hechos sencillos, por ejemplo, cuántos correos electrónicos voy a recibir hoy, sin preocuparse demasiado por la respuesta. De mayor importancia a lo primero que venga a su mente y posteriormente compárelo con el resultado real; tal vez se sorprenda de lo que vea.

Dé valor a sus sueños. Los sueños son una fuente de información de primer orden, para poder comprender la intuición, ya que en ellos es donde esta capacidad humana se desarrolla mejor. Lleve un recuento diario de sus sueños, o lo que recuerde de ellos, y observe que cuanta más atención preste a sus contenidos subconscientes, más tienden a manifestarse.

La intuición no responde al procesamiento de información racional, pero da conocimiento y guía para tomar decisiones. Todos somos capaces de ser intuitivos.

Como dice Antoine de Saint-Exupéry en su dedicatoria de El principito, “todas las personas grandes han sido antes niños. Pero pocas lo recuerdan”.

Un nuevo Entorno

VUCA es el acrónimo que se utiliza para describir aquellos entornos caracterizados por la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad. Este término procede de las siglas de las palabras inglesas Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity

Volatilidad: hace alusión a la gran cantidad de cambios producidos, así como a la velocidad a la que se suceden en el entorno laboral

Incertidumbre: se relaciona con el incremento de las situaciones imprevistas. La volatilidad anterior dificulta el hecho de prever los acontecimientos y los cambios y la capacidad de anticiparse a ellos. Esto afecta especialmente a aquellas empresas que trabajan con escenarios futuros a las que cada vez les es más difícil tomar decisiones y elaborar sus modelos de negocio.

Complejidad: alude a los problemas y los conflictos que hay que resolver. Hace referencia a la ausencia de conexión entre las causas y los efectos que afecta hoy a la mayoría de los entornos empresariales. Se trata de la dificultad para entender y manejar el contexto o para distinguir entre causa y efecto.

Ambigüedad: alude a lo complicado de comprender las relaciones entre los distintos elementos que están presentes o que componen el entorno.

De este modo, el concepto de entorno VUCA hace referencia a un contexto cambiante que, por lo tanto, supone un gran desafío. Este escenario VUCA de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad está cambiando la forma que tienen las empresas de interactuar con sus ecosistemas (clientes, empleados y colaboradores). Además, exige tanto a directivos como a managers una adaptación del tipo de liderazgo que ejercían, ya que este se tiene que adecuar al ritmo frenético con el que se suceden los cambios. Los entornos VUCA nos obligan, ahora más que nunca, a forjar un potente equipo de trabajo.

Para que una empresa afronte el reto de adaptarse a un entorno VUCA, hay una serie de medidas que deberá de tomar.

En primer lugar, has de elegir cuidadosamente a los líderes y has de optar por personas con el perfil de Knowmads que sean capaces de afrontar los cambios con calma y sangre fría. Además, los miembros de tu equipo han de tener una fuerte implicación con la empresa y ser perseverantes. Si logras fomentar el estrés o estrés positivo en tu plantilla, estarás más cerca de lograr el éxito.

En segundo lugar, has de poner al alcance de los empleados una herramienta imprescindibleel conocimiento. Si apuestas por una formación constante para tus trabajadores, estarás invirtiendo en el progreso de tu compañía.

En tercer lugar, internacionalización y la incorporación de las nuevas tecnologías las que generan un entorno VUCA, de modo que se hace muy necesario abordar de forma correcta la transformación digital y gestionar bien el talento en la era digital.

El entorno VUCA es una realidad en el ámbito empresarial. El contexto es cada vez más cambiante y obliga a las organizaciones a renovarse a un ritmo muy acelerado. Aunque es cierto que un contexto como el que plantea el VUCA trae consigo un gran número de desafíos, también puede ser enormemente beneficioso

La situación actual que estamos viviendo más que nunca refleja un entorno VUCA 360º. Un entorno VUCA 360º es un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo de 360º, que afecta a todas las áreas de la vida. Personal, Profesional, Familiar, Social, Económico…, sin que podamos hacer nada para controlar ninguna de estas áreas ni lo que sucede o va a suceder en ellas.

Normalmente ya de por sí, todo nuestro entorno es un entorno VUCA, pero tenemos una falsa sensación de control en algunas de estas áreas o aspectos de la vida, gracias entre otros a las rutinas diarias. “rutina controlada “.

Hoy en día por la pandemia del COVID-19, ya no hay ninguna rutina que se pueda mantener de forma segura. De ahí el estar en un entorno VUCA 360º, se mire por donde se mire todo es VUCA.

“La inteligencia de un individuo se mide por la cantidad de incertidumbre que es capaz de soportar”. 

E. Kant

eNPS

Convertir a los empleados en embajadores de la marca es una estrategia que gana adeptos por las notables ventajas que ofrece a las compañías. Eso busca el indicador eNPS. 

Medir la satisfacción de un empleado es una métrica como ninguna otra. No se trata de un indicador relacionado con beneficios, productividad o ningún concepto matemático tradicional. La satisfacción de un trabajador mide emociones, y el eNPS permite convertir esas emociones que el colaborador siente por su empresa en datos analizables. Esto ha hecho que el eNPS se convierta en el indicador de oro para medir el nivel de lealtad que sienten los empleados.

Employee Net Promoter Score (Índice de recomendación del empleado) es una encuesta que valora, en una escala del 1 al 10, la respuesta a la siguiente pregunta: ¿Recomendarías tu empresa como lugar para trabajar?

A partir de las respuestas obtenidas, el eNPS se calcula con la siguiente fórmula:

eNPS= % Promotores – % Detractores

(el valor % que salga de ENPS luego se le quita el % y si, por ejemplo, el porcentaje es 21%, el valor final del ENPS es 21).

De esta forma, el eNPS no solo mide la calidad de la empresa respecto al trato al equipo, sino también la satisfacción de este. El índice de recomendación del empleado establece que, en función de los resultados, existen tres tipos de trabajadores diferentes: 

Empleados promotores (Si contestan entre 9-10): Es el empleado modélico, satisfecho y feliz que no dudará en recomendar la empresa. Todo un embajador.

Neutrales (Entre 7-8): Este empleado se encuentra satisfecho, pero no recomendaría a la empresa.

Detractores (Entre 0-6): Este empleado no está nada satisfecho con la empresa y, por supuesto, no la recomendaría.

Aunque todavía no es muy conocido, el eNPS trae consigo una gran cantidad de ventajas e información para la empresa:

 Es rápido de calcular:  El principal beneficio del Employee Net promoter Score es que es fácil y rápido de calcular. Los responsables de recursos humanos no tendrán que pasar horas diseñando un cuestionario y, luego, analizando las respuestas. Solamente necesitan plantear una única pregunta para saber cómo se sienten los empleados de la empresa.

Tiene una tasa de participación elevada: Por eso, cuantas más preguntas hacemos más probabilidades hay de que el usuario no quiera participar. Sin embargo, el eNPS es tan fácil y breve que casi nadie se niega a responder y se obtienen tasas de participación altísimas.

 Es una métrica con la que es muy fácil trabajar:  El eNPS se reduce a un único número, por lo que es muy fácil trabajar con esta métrica. Se puede observar cómo progresa su eNPS a lo largo del tiempo y monitorizar los cambios que se producen al ir introduciendo diferentes acciones. Además, el uso de una única variable deja muy poco margen para la confusión o el error.

Casi todo el mundo conoce el NPS:  El Net Promoter Score (NPS) es una métrica tan popular que cualquiera entenderá fácilmente de qué se trata el eNPS con una breve explicación 

Es un método muy rentable: La metodología es tan simple que el coste (en tiempo y dinero) de implantarlo y recopilar la información es bajísimo. Solo hace falta un correo electrónico y un par de recordatorios para medir en el eNPS. Además, existen softwares que permiten automatizar el proceso para dedicar aún menos esfuerzo.

¿Quieres mejorar tu puntuación eNPS? Aumenta el número de promotores entre tu plantilla con estos consejos: 

1. Comparte los resultados obtenidos en el eNPS Si los resultados no son los esperados, puede dar vértigo compartirlos con los empleados. Sin embargo, esto puede considerarse como un primer paso hacia mejorar la situación y ayudar a los trabajadores a involucrarse en el proceso. 

2. Evita crear nuevos detractores. La estrategia debe ir dirigida a evitar que los empleados pasivos o promotores se conviertan en detractores. Para lograr esto, es fundamental entender por qué los detractores han dado una baja puntuación y tratar de evitar que esas condiciones se repitan o se expandan por la empresa.

3. Colabora con los empleados.  El eNPS solo representa la opinión y satisfacción de los empleados en un momento concreto; sin embargo, no refleja los motivos de esa valoración. Es importante profundizar y conocer estas razones pidiendo el feedback de los empleados. Si, además, podemos segmentar por puesto o departamento podremos realizar acciones concretas y dirigidas especialmente a un grupo de empleados para obtener mejores resultados.

4. Crea un plan de acción. Pon en marcha acciones para seguir mejorando tu eNPS. Puedes, por ejemplo, organizar grupos de trabajo dentro de la compañía para obtener más información o idear acciones. También son interesantes los Focus Group con los líderes de cada área o departamento para compartir opiniones e información.

Muchas organizaciones diseñadas tradicionalmente giran en torno a los clientes. Las organizaciones necesitan gestionar la experiencia de sus empleados de una manera que se convierta en un diferenciador de su producto, servicio y marca. Los empleados necesitan el tipo de experiencias que los mantengan comprometidos, conectados y les den un sentido más fuerte de pasión, propósito, etc.

El eNPS, además, resulta una herramienta universal y fácil de utilizar e interpretar, muy intuitiva, que pone el foco en lo que de verdad importa: la satisfacción de los empleados. Un recurso, en definitiva, donde todos ganan.

«Cuida de tus empleados, y ellos cuidaran de tus clientes».

J.W. Marriot

Humildad

La humildad es uno de esos valores esenciales, es saber admitir nuestros errores, saber alcanzar nuestros objetivos sin ser arrogantes, saber aplaudir a aquellos que también logran sus objetivos y sobre todo, acordarte y ser agradecido con quién te ha ayudado a lograr ese éxito.

La persona humilde está dispuesta a aprender de las personas a su alrededor, independientemente de su nivel de estudios o cargos dentro de la organización. El humilde no tiene que proyectar sobre otras personas, lo que ella tiene mejor y sacar ventaja de las cosas; a final de cuentas, los humildes no necesitan mostrar superioridad, ¡ni usar la jerarquía para ser respetado por otras personas! El respeto viene automáticamente de acuerdo con los actos de cada uno y a medida que el tiempo pasa en el trabajo.

Virtudes todas estas que suelen brillar por su ausencia en las redes sociales, en las que el yo se impone a todo lo demás y en las que los logros personales, aunque sean tan banales como tomarse un latte en no sé qué sitio de moda, no dejan de compartirse como trofeos cotidianos.

Pero ser humilde no significa ocultar tu talento. Tomar conciencia sobre las propias fortalezas y debilidades es un rasgo distintivo de las personas humildes.

Y es que la humildad y visibilidad del talento no son condiciones contrarias, sino complementarias. Porque ser humilde no quiere decir renunciar al reconocimiento o esconderse, sino ser consciente de nuestras capacidades, abrazarlas y mostrarlas al mundo sin miedo. Conocer tus fortalezas, pero también tus debilidades y limitaciones. Aceptar que tu visión no es la única y estar abierto a escuchar a los demás. Aprender a colaborar y cuidar a tu equipo. Apreciar el valor de las cosas y las personas. Pedir ayuda, dar las gracias y reconocer los méritos ajenos y propios cuando es necesario.

 

Pero ¿Cuáles son los beneficios ocultos de la humildad?

 a.- Mejores relaciones: Diversos estudios sugieren, que las personas humildes cuidan mucho más sus relaciones, quizá porque son capaces de aceptar a los demás como son. Por ello, son mucho más propensos a reparar y a crear vínculos fuertes con los demás. Y cuidar las relaciones es cuidarse a uno mismo y la propia salud.

b.- Mejor liderazgo: Las personas humildes también son mejores líderes, y la humildad y la honestidad son buenos factores predictivos respecto a los resultados de un empleado en su trabajo.

c.- Menos ansiedad: Ser humilde también es garantía de serenidad, pues varios estudios han señalado que las personas con egos tranquilos sufren menos ansiedad.

d. Mayor autocontrol: Quizá porque también conocen y aceptan mejor sus propios límites, y porque están menos obsesionadas consigo mismas, las personas humildes también poseen una mayor capacidad de autocontrol.

e.- Mas calidad personal y espiritual: Cuando conocemos a alguien que irradia humildad nos sentimos bien de inmediato, quizá porque a su lado nos sentimos vistos, escuchados y aceptados tal y como somos. Las personas humildes pueden regalar este don a los demás porque también son capaces de ver y aceptar sus fortalezas y limitaciones, sin juzgarse ni ponerse a la defensiva.

f.- La vida como escuela: Las personas humildes ven la vida como una oportunidad de aprendizaje para todos, reconociendo que, aunque nadie es perfecto, todos podemos trabajar nuestras limitaciones y abrirnos a recibir nuevas ideas, consejos o críticas. La persona humilde nunca deja de aprender precisamente porque es permeable a los demás y no se considera por encima de nadie.

g.- Mas responsabilidad: Un ego aquietado se traduce en una menor agresividad y manipulación, en más honestidad y espíritu constructivo. Las personas humildes toman responsabilidad por sus acciones, corrigen sus errores, escuchan las ideas de los demás y no sobrestiman sus capacidades.

Finalmente, la clave para ser humilde es preocuparse genuinamente por los demás, es decir, estar atento a las necesidades de las personas que nos rodean intentando ayudarles a resolver sus dudas y, sobre todo, a desarrollar su potencial.

«Un gran líder es ante todo un sirviente, y este simple hecho es la clave de su grandeza”.

Robert K. Greenleaf

Bioeconomía

En un mundo amenazado por el cambio climático, el impulso hacia una economía más respetuosa con el medio ambiente no es una opción, es una obligación. Para alcanzar dicho desarrollo sostenible, la bioeconomía, que la FAO define como “la producción, utilización y conservación de los recursos biológicos, incluidos los conocimientos relacionados, la ciencia, la tecnología y la innovación, para proporcionar información, productos, procesos y servicios a todos los sectores económicos con el objetivo de avanzar hacia una economía sostenible», se torna fundamental.

La bioeconomía se fundamenta en el uso de la investigación, la innovación y el desarrollo, específicamente en las ciencias biológicas para generar desarrollo económico y beneficio público. El eje de la bioeconomía se encuentra rodeado de distintas posibilidades de producción, que posibilitan el desarrollo de biocombustibles con propósito de reducción de uso de combustibles fósiles y mejora en el impacto ambiental negativo causado por la generación de gases de efecto invernadero, así como la producción de nuevos medicamentos que contribuyan a la salud humana, alimentos de mejor rendimiento nutricional, por nombrar solo algunos, pero su uso se extiende a otros campos.

De igual forma, se trata de un proceso con múltiples conexiones en lo económico, social y ambiental, cuyo desarrollo requiere de transformación política, social y procedimental de largo plazo, en contextos nacionales y regionales diferenciados. La intención es estimular el crecimiento sostenible de las economías desarrolladas, pero también de las economías en vías de desarrollo. Su principal propósito se centra en reducir la dependencia de los recursos naturales y transformar los procesos de producción, de tal forma que se logre la sostenibilidad de recursos renovables y no renovables del planeta.

El objetivo de la Bioeconomía es mantener la naturaleza tal y como es para que las generaciones futuras la disfruten es uno de los principales objetivos de la bioeconomía. Esto se consigue de forma colectiva. Si existe una cooperación entre las personas, el medio ambiente convergerá hacia un mismo objetivo, el de la sostenibilidad.

La bioeconomía consiste en saber utilizar los recursos que la naturaleza nos ofrece. Sin embargo, también consiste en saber utilizar los deshechos de las industrias. Un ejemplo de esta idea puede ser el sector maderero que aprovecha el serrín de la madera para la fabricación de pellets, usados en algunas calderas. También encontramos ejemplo en los océanos: las algas marinas pueden convertirse en combustible y el plástico que contamina los mares puede recogerse y convertirse en prendas de vestir. 

El enfoque de la bioeconomía tiene una gran cantidad de ventajas positivas:

Promueve la producción sostenible y renovable de recursos naturales, fomentando sociedades respetuosas con el medio ambiente y utilizando cadenas de producción cíclicas que reciclan y reducen los residuos. Según esta visión, los productos agrícolas son recursos infinitos (y por tanto sostenibles) que se pueden cultivar de forma continua.

Crea empleos más sostenibles al aprovechar la mano de obra local y aumentar las oportunidades en el sector agrícola. La bioeconomía emplea actualmente a 22 millones de personas solo en la UE.

Genera crecimiento económico mediante la expansión de industrias (como la biotecnología y la agricultura) que después se pueden usar para el desarrollo nacional.

Se centra en la energía sostenible al incrementar el uso de biocombustibles de combustión más limpia y reducir la dependencia de combustibles fósiles, rebajando así las emisiones de carbono y los niveles de contaminación, e incrementando la seguridad energética nacional.

Aumenta la exportación de bienes, lo cual genera crecimiento económico y fortalece las relaciones comerciales internacionales, que a su vez mejora la competitividad nacional en los mercados globales. Esto también da lugar al aumento de los niveles de producción agrícola en general, lo cual fortalece la seguridad alimentaria nacional. 

Capitaliza el valor local al sustituir cultivos que antes se transportaban desde largas distancias por cultivos locales. Entre estos, se encuentran aditivos para piensos y combustibles. En Noruega, por ejemplo, se está estudiando la posibilidad de que la madera y distintos tipos de algas marinas sustituyan las importaciones de soja de Sudamérica

En definitiva, la bioeconomía aborda una visión global del proceso de utilización de los recursos biológicos. Engloba muchos sectores económicos y se va a desarrollar a través de todos y cada uno de ellos. La aproximación global es perfecta, y necesariamente, compatible con la necesidad de desplegar cada una de las cadenas de valor que la integran.

La bioeconomía agrupa a todas las actividades relacionadas con el uso de los recursos biológicos, aportando una visión global e integrada de su utilización, en la que la generación del conocimiento y su aplicación por las empresas, teniendo en consideración la opinión de la sociedad, nos llevarán a responder a las políticas y a los retos sociales con herramientas que garanticen la utilización sostenible y eficiente de aquellos.

«Es imposible un crecimiento exponencial indefinido en un medio ambiente que es finito»

Georgescu-Roegen

Work-life Balance

Internet, las redes sociales, el teletrabajo y whatsapp son herramientas que han buscado conectarnos y facilitarnos la vida, pero, al tiempo, han logrado que nos volvamos aún más esclavos del trabajo y que se desdibuje la línea entre éste y la vida personal.   Podemos acceder al trabajo ahora desde cualquier lugar y somos fáciles de contactar sin importar el día de la semana, la hora, ni las vacaciones.

El mundo va cada vez más rápido, y es por eso que la búsqueda del equilibrio se ha venido convirtiendo en una fuerte tendencia del mercado, especialmente entre la generación de los millenials. Conformarse con aplazar los placeres de la vida hasta llegar a la pensión resulta ser hoy un paradigma impensable.

El equilibrio es experimentar esa sensación de calma, sosiego, estabilidad, presencia, armonía, paz, ecuanimidad y sustento a todos los niveles físico, emocional, mental y espiritual. En cuanto algo no está en equilibrio, detectamos que algo no está en su lugar pues podemos sentir y/o percibir sus efectos en nuestro ser tales como malestar, tensiones, trastornos, estados mentales y/o emocionales alterados, etc.

Hay dos estrategias complementarias que son clave para alcanzar una vida en equilibrio.

La primera es una proporción suficiente del tiempo dedicada al mundo interior (desarrollo personal) y al social (relaciones) que será diferente para cada persona.

La segunda, tener un propósito de vida claro, que incluya retos personales y profesionales, y un buen balance de nuestra dedicación a ambos intereses.

Hay personas que tienen un mundo interior muy rico y otras que son más relacionales, también las hay volcadas en el trabajo o en su vida personal, y todo vale, aunque es importante tener claro lo que nos hace felices para definir ese equilibrio único y personal.

Entonces, ¿cómo logramos el equilibrio? ¿Se puede tener un equilibrio entre la vida laboral y personal? Para lograr equilibrar nuestro aspecto profesional y personal deberemos de:

Organizar las cosas que son prioridad. Darles un orden a las cosas importantes de cada día contribuirá a manejar con mayor efectividad el tiempo.

Establecer y respetar los horarios. Cumple con el tiempo que se debe dedicar a la oficina, no se lleve trabajo a casa, no incluya actividades laborales en el tiempo destinado para usted, ni viceversa.

Programar tiempo para descansar en las actividades diarias. Es importante que en la agenda de la semana se incluya espacio y tiempo para realizar actividades que ayuden a recargar energía, como hacer ejercicio, leer, caminar, etc.

Fijarse metas reales. El pensar que el trabajo y la familia son las metas cumplidas y con ello se cumplió el equilibrio en la vida es un error que se suele cometer. Por ello el fijarse metas que se lleven a la práctica y se logren los mejores resultados, serán causa de satisfacción y equilibrio.

Cuidar los días libres. Este tiempo es solo para sí mismo, para los seres queridos y aquellas actividades que se desean llevar a cabo de forma personal. Si se tiene hijos es recomendable organizar varias actividades con ellos.

Las empresas más punteras del mundo y con mayor crecimiento lo son porque apuestan por los trabajadores, su bienestar y su felicidad; ello conlleva facilitar una conciliación de la vida personal y profesional, en las que la flexibilidad en la gestión del tiempo y el espacio de trabajo son necesarias.

De esta forma se conseguirá disfrutar de la vida (del tiempo de vida) durante más años y no solo durante la jubilación, que cada vez se nos presenta más lejana en el tiempo.

Un 95% de los directores de RR.HH. considera que un buen equilibrio entre vida personal y profesional beneficia tanto a la empresa como al empleado, aunque un porcentaje similar de los directivos manifiesta tener dificultades para compaginar estos dos aspectos. Además, las medidas de flexibilidad que ofrecen las empresas españolas son, en su mayoría, minoritarias. 

Ésta es una de las principales conclusiones del estudio Work and Life balance que Creade y la Asociación de Antiguos Alumnos de ESADE han llevado a cabo con el objetivo de conocer cómo las empresas y sus profesionales gestionan el equilibrio entre la vida personal y profesional. (Capital Humano: revista para la integración y desarrollo de los Recursos Humanos), ISSN 1130-8117.

La vida es como montar en bicicleta; para mantener el equilibrio debes seguir moviéndote.

Albert Einstein.

Comunicar con Estilo

Para comenzar definiéndolo de manera sencilla, podríamos decir que el Branding es la ciencia o disciplina de crear y gestionar marcas. Es una disciplina que nace de la necesidad manejar conceptos estratégicos más perdurables que las propias campañas de comunicación.

Una marca es un activo para cualquier empresa. El branding es la disciplina que se encarga de la creación, gestión y activación de marcas. Pero ¿Qué define exactamente a una marca?

Por tanto, la marca no es lo que tienes, es lo que dejas, es la suma de todo lo que haces, pero también es lo que piensan los clientes sobre ti. El éxito del branding se produce cuando lo que quieres ser para los demás y lo que las personas piensan sobre ti, coinciden. No basta con serlo, tienen que verlo, ya que las marcas no son de las empresas sino de la gente que las usa.

Tu marca es la experiencia que rodea a tu compañía, todo lo que la compone y cómo se interrelaciona con las personas. Por lo que el objetivo del branding es construir una relación fuerte con las personas, conseguir engagement, y finalmente el éxito de tu estrategia es que se conviertan en promotores de tu marca.

El poder diferenciarse y resaltar en un mercado tan saturado y competitivo como el nuestro en el que compiten de tú a tú factores como la calidad, los costos y accesibilidad, debemos buscar la manera de sobresalir sobre nuestra competencia, esto es un trabajo arduo y de cuidado, debemos trabajar y cuidar mucho nuestra imagen, algo de vital importancia pues nos define y diferencia visualmente de los demás, nos ayuda a transmitir valores tan importantes como lo pueden ser la innovación, elegancia, calidad entre otros.

Pero para esto debemos empezar desde el principio… Nuestro Logo, nuestra identidad, la cara con la que nos venderemos en los diferentes medios con los que podamos llegar a nuestro Target, en medios tan ágiles y amplios como la internet.

Nuestro logotipo es la expresión de la personalidad de una empresa o producto; la define visualmente y la diferencia de las demás. Es un elemento de fundamental importancia para su posicionamiento, si atrae la atención, es fácil de comprender y expresa credibilidad y confianza, entonces será fácil de recordar y en consecuencia su posicionamiento será sólido y duradero.

Es el elemento central de la identidad visual de toda empresa, el cual está conformado de tres elementos básicos como lo son el color, la tipografías y los gráficos.

En conclusión, el objetivo del branding es gestionar el proceso de una marca para que se coloque en la mente y los corazones de los consumidores.

Existen diferentes tipos de branding:

1.- Branding personal: consiste en trabajar la marca personal de cada individuo.

2.- Branding corporativo: consiste en trabajar la marca de una empresa. Este es el tipo de branding en el que nos vamos a centrar en el post.

3.- Employer branding: consiste en trabajar la marca de un empleado.

4.- Cobranding: consiste en juntar las estrategias de marca de dos empresas para crear una imagen más consistente en cada una de ellas.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, una marca no es un simple logotipo. Más bien es un conjunto de sentimientos y experiencias que se generan en la gente a partir de la estrategia de branding que sigue una empresa. La creación de este conjunto de emociones se consigue por aquellas compañías que tienen claros cuales son sus valores y quiénes componen su público objetivo.

Antes de nada, toda empresa debe tener claro cuáles son sus valores y cuál es su personalidad. Es decir, debe tener claro cuál es su identidad corporativa, que va a guiar cada comunicación que lleve a cabo, independientemente del canal que utilice. Así va a poder crear una estrategia de branding bien definida desde el principio y todos sus mensajes van a ser coherentes y claros.

Para ello, a la hora de construir un plan de branding para nuestra marca, debemos seguir estos tres pasos:

PASO 1: LA IDEA.  Una marca debe representar una idea clara y concreta en la mente de sus clientes. Es la ‘percepción’ que los clientes tendrán de ella. Esta idea debe representar asociaciones en la mente del cliente que supongan su preferencia frente a otras marcas del mercado y que afiancen su fidelidad. La idea debe ser: distintiva, creíble, relevante y sostenible.

PASO 2: LA EXPRESIÓN. Una vez definida la idea, se debe expresar de una forma gráfica y reconocible para el cliente. El nombre y el logotipo de una marca constituyen la forma más esencial y duradera de representación de una empresa con sus clientes y es el vehículo principal de representación de la idea.

PASO 3: LA GESTIÓN.  Creada la marca, hay que gestionarla de forma estratégica cada día, entendiendo que cada acción mensaje o decisión que se tomen, inciden en la marca y son oportunidades para dar credibilidad a la marca o quitársela. Para lograrlo hay que crear un plan de gestión integral de la marca que debe ocuparse de:

  • Crear un equipo interno con responsabilidad y visión transversal.
  • Trasladar la proposición de valor de la marca adecuándola a cada audiencia.
  • Garantizar que la marca es el punto de referencia de toda la empresa.
  • Gestionar y evaluar la ‘experiencia’ que la marca proporciona.
  • Corregir cualquier planteamiento desviado de la esencia de la marca.

Los consumidores cada vez son más exigentes y conscientes.  Ellos son el centro, y las empresas han de estar al nivel. El branding es un proceso de seducción: hay que situar al cliente en el punto de mira, conquistarlo, y demostrarle lealtad.

Una marca que llega a la mente, produce una reacción. Una marca que llega al corazón, genera un compromiso.

Andy Stalman

¿Agile?

Lo oímos a menudo, sabemos que mejora la productividad y que alivia los flujos de trabajo, pero no sabemos qué tenemos que hacer para aplicar la metodología Agile a nuestra empresa.

Agile tiene su origen en febrero de 2001 cuando 17 expertos en desarrollo de software elaboraron, durante un encuentro en Estados Unidos (Utah), un documento a favor de los nuevos métodos ágiles de actuación.

Las metodologías ágiles son aquellas que permiten adaptar la forma de trabajo a las condiciones del proyecto en cada momento. Por agile entendemos métodos de trabajo donde los requisitos y soluciones evolucionan con el tiempo según la necesidad del proyecto. Es un método que permite respuestas rápidas a las valoraciones que se realizan del propio proyecto, y eso es precisamente lo que define su naturaleza: su carácter ágil. Un carácter, por cierto, que tiene su fundación en un manifiesto de cuatro puntos primordiales…

1.- Las personas y las interacciones son la prioridad siempre, incluso por encima de los procesos y las herramientas.

2.- Que el producto funcione perfectamente es más importante que una documentación extensa al respecto.

3.- Colaborar con el cliente siempre será preferible a establecer una negociación contractual.

4.- El proceso de trabajo siempre debe responder ante el cambio, y nunca envararse en un plan estricto.

Lo interesante de este método, sin embargo, es que no se queda en los cuatro puntos de su manifiesto, sino que los extiende hacia 12 principios que amplían la efectividad de la metodología AGILE.

a.-Satisfacer al cliente entregándole un producto con valor es la prioridad máxima.

b.-Los requisitos pueden (y casi que deben) cambiar, independientemente si nos encontramos al principio o al final del proyecto, ya que esos cambios siempre enriquecerán el producto final.

c.- La idea es entregar un producto funcional en un período corto de tiempo.

d.- Desarrolladores y responsables del negocio deben trabajar hombro con hombro.

e.- La comunicación entre los miembros del equipo ha de ser, cara a cara.

f.- Apreciación, confianza y empoderamiento deben ser las tres coordinadas básicas del ambiente de un equipo que siga la metodología AGILE.

g.- Que el producto sea funcional será el indicativo del progreso del proyecto.

h.- Un desarrollo sostenible siempre será deseable.

i.- Es necesario perseguir la excelencia técnica y la calidad del diseño para mejorar así la agilidad del proyecto.

j.- Simplicidad, tu mejor amiga.

k.- Hay que permitir que los equipos se auto-gestionen para que produzcan mejores productos.

l.- Revisar el proyecto y permitir que este se adapte a los cambios conducirá a un clima en el que el equipo reflexionará sobre el producto.

Las metodologías ágiles y en general la cultura agile tiene su inicio, cuando se observa una reacción en contra de métodos demasiado estructurados y estrictos como el método waterfall. Este tipo de métodos con una estricta planificación inicial no permitían a los equipos de trabajo adaptarse a los cambios ni reaccionar a nuevas peticiones y demandas. En un sector en el que cada vez se producían más cambios, más radicales y de manera más constante, estas metodologías clásicas no se adaptaban y no proporcionaban un método de trabajo efectivo a los equipos de desarrolladores.

Hay una serie de razones por las que tu equipo ya debería estar trabajando con metodología ágil:

El cambio es acogido y menos traumático: es fácil acomodar cambios en cualquier momento y fase del proyecto. De esta manera se eliminan características innecesarias del producto final.

El objetivo final puede ser desconocido. Estas metodologías son ideales para aquellos proyectos que no tienen un objetivo o finalidad concreta. Según avance el proyecto, según las necesidades tanto del cliente como del equipo de trabajo, el resultado final será uno u otro.

Entrega más rápida y de mayor calidad: Agile es un método más eficiente, y por tanto, genera un menor coste y un menor tiempo de trabajo.

Interacción fuerte y continua entre miembros del equipo. El trabajo en equipo mejora la motivación de los trabajadores y su implicación con los proyectos.

Se escucha más a los clientes, ya que se pueden adoptar cambios durante el transcurso del proyecto.

Mejora continua: La metodología ágil favorece la revisión y cooperación de muchos miembros de un equipo y su estructuración más flexible permite detectar y solucionar errores de manera más directa.

Agile es una filosofía de valores que se materializa en diferentes metodologías, como Scrum, XP (Extreme Programming), Kanban, Lean, Crystal o FDD, según el área en la que se apliquen.

Aun así, ser ágil no es una receta que garantice el éxito. La flexibilidad y el poder de adaptación al cambio que ofrece conllevan un coste cultural y de implementación que ha de ser valorado en profundidad antes de decidir su implantación. Habrá ciertas áreas de trabajo en las que no se requiera este sistema, pero sí otras en las que la agilidad sea la llave maestra de muchas puertas.

«Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad”

Gladiator